Liberalismo

URUGUAY-(Sindicalismo y prepotencia)-Conaprole-MTSS: Los sindicatos "se confunden"-

MTSS: Los sindicatos "se confunden"
Conflicto en Conaprole.
El gobierno advierte que los trabajadores no pueden cogestionar a las empresas
Las cámaras dicen que "está en tela de juicio todo el concepto de empresa" | Argumenta que le perdió la confianza al trabajador

RAÚL MERNIES

El MTSS entiende que a veces los sindicatos "se confunden", y creen que con este gobierno "van a poder intervenir en la gestión de las empresas", dijo el director nacional de Trabajo, Julio Baráibar.

El despido de un empleado de Conaprole por "notoria mala conducta" -entregaba mercadería sin facturar-, fue el disparador de un conflicto que comenzó entre la empresa y su sindicato (AOEC), pero que poco a poco fue creciendo hasta tomar dimensiones inesperadas. "La verdad que sí, las consecuencias parecen un poco extremas", dijo a El País el coordinador del Pit-Cnt, Juan Castillo, desde Ginebra, donde participa de la asamblea de la OIT.

El gobierno intervino en el tema e hizo varias propuestas, pero lejos de bajar la guardia, cada vez son más los que toman las armas y defienden sus "verdades absolutas".


Las góndolas vacías fueron sólo el primer coletazo. Ahora hay productores hablando de vacas en peligro, amenazas de que habrá que tirar leche, las cámaras empresariales apoyando a la cooperativa láctea y el plenario sindical intimando a la empresa para que acepte la última propuesta del gobierno.

La desvinculación de un empleado de una empresa privada y sus repercusiones llegaron al escritorio mismo del presidente José Mujica, que decidió tomar cartas en el asunto y le encomendó al Ministerio de Trabajo que interviniera como mediador para buscar una solución.

La propuesta que el ministro Eduardo Brenta y Baráibar expusieron, fue aceptada por el sindicato y consiste en que el despido se cambie de carátula (deje de ser por "notoria mala conducta" para que su legajo no quede manchado), que el empleado tenga derecho a cuatro meses de seguro de paro y se instale un ámbito de negociación.

El presidente de Conaprole, Jorge Panizza, manifestó que la empresa responderá el martes, adelantando que en esa propuesta nadie le asegura que en cuatro meses el sindicato siga pretendiendo que el empleado sea reintegrado a sus funciones.

Mientras tanto, los empleados de una de las principales empresas exportadoras del país mantienen las pautas de trabajo a reglamento (régimen de 8 horas), medida más que suficiente para dejar a un volumen importante de la población sin leche, además de trancar las ventas al exterior.

El régimen de trabajo de la cooperativa se basa en un margen importante de horas extras fijas y descansos rotativos. Trabajando sólo bajo un régimen de ocho horas la empresa no puede alcanzar los volúmenes de producción necesarios para satisfacer la demanda.

Mañana las 24 cámaras empresariales recibirán a Conaprole y le manifestarán su apoyo. En el ambiente empresarial la situación es observada con cautela y el concepto de "co-gestión" (la intervención de los sindicatos en el accionar interno de la empresa), sobrevuela en cada uno de los contactos entre gerentes.

"Si va a venir otro a dirigir la empresa entonces los empresarios estamos de más", dijo a El País el presidente de la Cámara de Comercio, Alfonso Varela.

En el mismo sentido, Claudio Piacenza, gerente de la Cámara de Comercio, afirmó que "la gestión de la empresa ante una situación de estas características no puede estar en tela de juicio. Si vamos a cuestionar eso estamos cuestionando la esencia misma de la dirección". Sin importar el sector en cuestión, "es todo el concepto de empresa lo que está en tela de juicio acá", agregó.

Julio Baráibar, director nacional de Trabajo, tiene otra visión. Dijo a El País que el conflicto en Conaprole no tiene una relación directa con la ronda de consejos de salarios que está comenzando -mañana lunes se reunirá por segunda vez el Consejo Superior Tripartito del sector privado-.

"Yo entiendo que se tienda a pensar eso, pero en este caso no hay una relación directa. El acuerdo de la industria láctea es válido hasta el 31 de diciembre de 2010. Y la negociación de ellos va a empezar allá en octubre. O sea que eso no está a la sombra de este problema", afirmó Baráibar. "Este es un hecho puntual que se puede dar en todos lados, donde la empresa adopta una decisión de acuerdo a un informe que tiene, del que están convencidos, porque yo creo en el convencimiento de los empleadores. Y por otro lado eso choca con la posición del sindicato, que es muy riguroso en cuanto a despidos en general y fundamentalmente por notoria mala conducta", agregó Baráibar.

Otra de las cuestiones manejadas por los empresarios respecto de la cogestión, es el hecho de que este conflicto sea tomado como un caso de referencia para otros sindicatos, y que sirva como muestra de "hasta dónde se puede tirar de la piolita", con el nuevo gobierno. En ese sentido Baraibar comentó: "Acá tienen que aprender mucho todos; los sindicatos y los trabajadores. Está pasando lo mismo que pasó en todo el mundo cuando apareció un gobierno que se preocupó por el cumplimiento de los derechos de los trabajadores. Eso hace que se confunda mucha gente. Se confunde el sindicalista que cree que ahora no sólo va a lograr sus derechos, sino que puede ser un péndulo y pasar para el otro lado, intervenir en la gestión de la empresa".

"Yo viví 16 años en Suecia y sé que eso pasó en los años de 1930, cuando la social democracia le ganó por primera vez a los partidos de derecha. Tuvieron unos líos impresionantes hasta que allá por el `38 hicieron un pacto en el que se acordó bajar la pelota al piso; y eso hay que hacerlo acá en Uruguay", relató.

Baraibar dijo también que "le tiene que ir bien a las empresas para que a Uruguay le vaya bien".

"No podemos fundir las empresas, las tenemos que defender a muerte. Pero eso no quiere decir que nosotros para defenderlas vayamos a ser injustos", sentenció el director nacional de Trabajo.

Finalmente reconoció que existe una vinculación directa entre los líderes sindicales y el gobierno, por la cual se podría encontrar una vía más directa para solucionar el conflicto, aunque aclaró que se manejan con "independencia".

"Eso podría suceder. Todas las cosas son difíciles. El ministerio tiene línea directa y Presidencia también la tiene, si vamos al caso. Hay MPP en todos los lugares de trabajo. Pero, sin embargo, el MPP no tiene un nivel de organización sindical como tienen otros sectores. Eso se nota al mirar que siendo por lejos los más grandes de toda la izquierda, no tenemos tanta gente en el Pit-Cnt o en otros lugares. Pero las cosas no funcionan así, cada uno tiene su independencia sindical", dijo Baráibar.

El conflicto tendrá un punto de quiebre el martes 8, cuando Conaprole responda si acepta o no la propuesta del MTSS.

Desde Ginebra, el coordinador del Pit-Cnt, Juan Castillo, afirmó: "Nosotros no vamos a tomar esto como un conflicto del movimiento sindical contra el sector empresarial".

Y sentenció: "La empresa, y particularmente su presidente, es el principal escollo que impide resolver el problema. No tenemos nada que achacarle al gobierno".

¿Cuánto pierden los "reglamentarios"?
El sistema de trabajo en la Cooperativa Nacional de Productores de Leche se basa en la realización constante de horas extras fijas, que se pagan doble, y de trabajo en los descansos, para poder alcanzar los niveles de producción necesarios a fin de satisfacer la demanda del mercado local y las exportaciones.

Esto hace que los ingresos reales de los empleados de la empresa sean mucho más elevados que sus salarios. "Los que ganan $ 20.000 en la mano, en realidad tienen sueldos de $ 10.000, el resto es todo extras", contó un empleado de la empresa que prefirió el anonimato por estar afiliado al sindicato.

Con la medida de trabajo a reglamento, los empleados pierden todo lo que ganan por concepto de horas extras, por lo que el "sacrificio" que están haciendo en defensa de un supervisor, a su entender mal despedido, les significa una pérdida cercana al 50% de sus ingresos habituales.

"Hay gente a la que se le hicieron descuentos gigantescos, porque pertenecen a sectores que tuvieron casi 40 horas de paro en el mes. Eso son cinco jornales, que significan un 20% menos, sólo por las medidas de paro, además pierden todas las extras de los días que trabajaron a reglamento", afirmó Roberto Galli, prosecretario de AOEC.

Cuánto están dispuestos a sacrificar los compañeros del trabajador despedido con el pasar de los días, es una de las interrogantes que se hacen en Conaprole.

En este sentido, Galli expresó: "Afortunadamente en este sindicato la premisa del dinero no afecta la participación de los compañeros. El último conflicto fue de 93 días y fue muy duro. Incluso hubo descuentos abusivos por parte de la empresa que tuvimos que rediscutir en el ámbito del Ministerio de Trabajo".

Galli dijo que el sindicato ya elaboró una batería de medidas "aún más extremas", por si el conflicto no se soluciona.

El sindicalista agregó que antes de comenzar, la directiva del gremio había avisado que éste iba a ser un conflicto largo: "La gente se prepara psicológica y prácticamente" para afrontarlo.

Mercado brasileño afectado
En una de sus primeras gestiones internacionales como Presidente de la República, José Mujica, había logrado destrabar el mercado brasileño para permitir el ingreso de leche y otros productos lácteos uruguayos a Brasil. Como contrapartida, Uruguay se comprometió a abrir las puertas de su mercado para la importación de pollos brasileños. Entre otras tantas consecuencias, el conflicto de las últimas semanas en Conaprole impidió que la empresa pudiera cumplir con los cupos que tenía acordados de exportaciones

de leche larga vida al mercado brasileño, según informó un comunicado de la propia empresa publicado el viernes. La información agregaba además que estaba en riesgo el cupo de exportación de quesos a México.

Conaprole: despido por actitud negligente
En la comisión de Legislación Laboral de Diputados, Conaprole explicó las razones que llevaron al despido del trabajador, medida que desató el conflicto.

Según el gerente general de Conaprole, Rúben Núñez, "todo parte del control normal que habitualmente se realiza en Expedición, donde se detecta un faltante no justificado".

Se realizó un procedimiento interno y "una vez individualizado el faltante y el turno, constatado con la ayuda de las cámaras (video), se concluye que hay dos personas involucradas en la entrega de mercadería sin factura a un grupo de distribuidores", dijo Núñez, según la versión taquigráfica a la que accedió El País.

"Una vez constatado el hecho, estamos constitucionalmente obligados a denunciarlo. Uno de los funcionarios fue procesado y el otro no. Seguimos el procedimiento y detectamos que esta persona estaba tan involucrada como la otra", dijo el gerente de Conaprole.

"En un extremo podemos decir que hay un ilícito. En el otro extremo hay, como mínimo, un actitud negligente que no se corresponde con el cargo de esta persona. Por lo tanto, entendemos que le corresponde, por lo menos, la pérdida de confianza de parte nuestra, ya que se le constata una notoria mala conducta. Esos son, con absoluta transparencia, los hechos", relató el empresario.

Conaprole tomó la medida de despedir al trabajador. "Es lo que hace cualquier empresa en el mundo ante este tipo de actitudes", dijo Núñez.

Ante esta decisión el sindicato reclamó el reintegro del trabajador (por entender que si la Justicia no lo encontró culpable, no lo es), y ante la negativa tomó medidas de paro y trabajo a reglamento (8 horas) que derivaron en una merma en la distribución de leche en la plaza local y el bloqueo a las exportaciones.

"Nuestras exportaciones son una estrategia país, un objetivo país, inclusive con el desarrollo de mercados tremendamente complejos como puede ser el sudeste asiático", explicó Nuñez.

En el video que la empresa ofreció como evidencia, se puede ver (según el relato de la versión taquigráfica del Parlamento) que hay 240 unidades de leche y 405 unidades de Colet de 250 mililitros, "que hacen un total de $ 8.200", dijo Núñez.

La mercadería que se pasaba sin facturar en ese video se estimó en el entorno de los $ 15.000.

Fuentes vinculadas al caso dijeron a El País que el trabajador en cuestión había hecho varias denuncias de irregularidades, sin identificar culpables, pero advirtiendo la situación. El informante también dijo que la empresa le hizo una importante oferta económica para que se fuera "sin patalear".

El País Digital

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: