Liberalismo

Uruguay-Fin de las elecciones nacionales actutid de unos y otros-Medio vaso llenos-

Escrito por rigofa2010 02-12-2009 en General. Comentarios (0)
CON FIRMA
Medio vaso lleno

ADOLFO GARCÉ (*) ESPECIAL PARA EL OBSERVADOR
Durante todos estos largos meses de campaña electoral mucho se ha dicho y escrito acerca de los errores y fracasos, reales o imaginarios, de candidatos y partidos. Sobre los “coloquios” de Pepe y las “motosierras” de Cuqui. Sobre la impresentable falta de debate cara a cara entre los principales candidatos. Sobre el fuego cruzado de insultos e ironías. Sobre los diversos errores estratégicos y las campañas publicitarias truchas. Desde luego, de todo esto hubo, en mayor o menor medida, y está bien que sea prolijamente registrado en la columna del debe de la elección nacional de 2009. Pero vale la pena repasar qué es lo que no ha sido debidamente contabilizado del lado del haber. A cuenta de un balance más completo, me propongo rescatar, en lo que sigue, tres dimensiones muy positivas del ciclo que terminó el domingo pasado.
En primer lugar, la campaña electoral, durante las primarias y después de ellas, permitió que emergieran los principales asuntos que preocupan a la ciudadanía. Por ejemplo, el FA, desde siempre, por una combinación de cálculos políticos y fundamentos ideológicos, se negaba a asumir hasta qué punto preocupa a la ciudadanía la cuestión de la seguridad. La campaña electoral lo obligó a dejar de mirar para el costado y a incorporar este asunto a su plataforma electoral. Lo mismo ocurrió con otros temas muy importantes para la gente como la cuestión de la honradez de los gobernantes o de las convicciones democráticas de los diferentes candidatos. La lógica implacable de la competencia electoral somete a los políticos a un examen exhaustivo y, a menudo, devastador. Cuando la competencia es pareja, cuando los resultados no son tan obvios, los candidatos están obligados a contestar preguntas incómodas y a esforzarse por escuchar a la ciudadanía. Esto convierte a cada ciudadano, al menos por un mes, en actor político poderoso.

En segundo lugar, la campaña electoral puso de manifiesto el coraje cívico y el compromiso con sus partidos de algunos protagonistas fundamentales. Es fácil encontrar defectos y errores en las campañas hacia las primarias de Jorge Larrañaga y Danilo Astori. En última instancia, por algo fueron derrotados el 28 de junio por sus adversarios. Sin embargo, ambos aceptaron con enorme madurez y responsabilidad el resultado de las primarias. Con el paso de los días, terminaron constituyéndose en piezas fundamentales en las campañas de sus partidos. Jorge Larrañaga fue quien reaccionó más rápido. Su gesto le permitió a los electores blancos, al menos por unas semanas, soñar con la victoria. Pero me resultó todavía más impactante el “reciclaje” de Danilo Astori que logró, después de junio, lo que no había podido hacer antes: recuperar el cariño de la mayoría de los frenteamplistas. Los dos candidatos a la Vicepresidencia estuvieron a la altura de las circunstancias. Esto habla bien de ellos y de sus partidos.

En tercer lugar, quiero destacar muy especialmente la madurez exhibida por los dos candidatos a la Presidencia una vez que se conocieron los resultados del balotaje. Lacalle, fiel a su estilo, perdió con hidalguía. Rápidamente reconoció la derrota. Lúcidamente, convocó a la “unidad de los orientales”. Afectuosamente, rindió tributo a la capacidad de trabajo del jefe de Alianza Nacional. Es cierto, le faltó felicitar públicamente al vencedor. Pero, esa misma noche, se comunicó con el presidente electo telefónicamente. Mujica, por su lado, pronunció un discurso breve, sencillo, pero que tuvo pasajes conmovedores. Acababa de obtener una victoria apabullante. Sin embargo, sus primeras palabras no fueron para humillar a los derrotados sino para tenderles una mano. “Ni vencidos ni vencedores”, dijo, contrariando, sin atribularse, el sentimiento de los militantes que esperaban, como suele ocurrir, un discurso bien sectario. A continuación pidió disculpas por sus excesos verbales. No estaba obligado a hacerlo. En ambos estuvo a la altura de las mejores tradiciones políticas de este país.

Después de escucharlos a los dos me sentí reconfortado. Llegaba a su fin una carrera muy dura, protagonizada por dos políticos de perfil alto. La campaña electoral se nos hizo larga. Más de una vez, el río se fue de cauce. Sin embargo, en los descuentos, los dos principales protagonistas dieron señales inequívocas de responsabilidad y madurez. Ya pasaron 25 años desde que recuperamos la democracia, pensé. A pesar del tiempo transcurrido y de los problemas pendientes, nuestra república sigue gozando de buena salud.

(*) Adolfo Garcé es magíster en Ciencia Política, docente e investigador en el Instituto de Ciencia Política, Facultad de Ciencias Sociales, UdelaR

Fuente:EL OBSERVADOR, de Montevideo.


Economia-La crisis financiera-La duda de los mercados:¿es Dubai la punta del iceberg?

Escrito por rigofa2010 02-12-2009 en General. Comentarios (0)
La crisis financiera / Incógnitas por el endeudamiento de países y empresas
La duda de los mercados: ¿es Dubai la punta del iceberg?
En el mundo financiero crece el temor de que haya más quiebras como las del emirato
Miércoles 2 de diciembre de 2009
En una marcha, carteles del emir de Dubai, que ayer dijo que la economía local "es sólida y fuerte"

G. Bowley y C. Rampell
The New York Times
NUEVA YORK.- Al igual que los norteamericanos que se convirtieron en propietarios de casas con un valor muy superior al de sus verdaderos recursos, los gobiernos y las empresas de todo el mundo están agobiados por el peso de deudas que, según temen algunos, tal vez no terminen de pagarse nunca.
Mientras Dubai, hasta ahora un país de las maravillas en medio del desierto, se debate cómo pagar sus deudas, una perturbadora pregunta se cierne sobre el mundo financiero: ¿es esta última crisis financiera un acontecimiento aislado, o un anticipo de lo que se viene?
Los grandes bancos, que apenas han empezado a recobrarse de los shocks financieros del año pasado, ahora consideran con nerviosismo su potencial vulnerabilidad ante las corporaciones y los gobiernos profundamente endeudados.
Desde los países bálticos hasta los mediterráneos, empiezan a cumplirse los plazos para el pago de una orgía de préstamos sin precedente.
En Rusia y en el ex bloque soviético, donde los altos precios del petróleo contribuyeron a alimentar el crecimiento de una burbuja, una montaña de deudas deben refinanciarse con pagarés de corto plazo.
Incluso en naciones ricas como Estados Unidos y Japón, que han aumentado el gasto público para apuntalar sus tambaleantes economías, los crecientes déficits fiscales suscitan preocupación sobre la capacidad del gobierno de hacer frente a sus deudas, especialmente una vez que las tasas de interés empiecen a subir nuevamente.
Las cifras son alarmantes. En Alemania, tradicionalmente el bastión de la rectitud fiscal en Europa, la deuda del gobierno está en ascenso. Allí se espera que esa deuda pendiente aumente el año próximo en una cifra equivalente al 77% de la producción económica del país, del 60% que insumía en 2002. En Gran Bretaña, se prevé que esa cifra se duplicará en el mismo período, hasta superar el 80% de la producción.
Las deudas son aún mayores en Irlanda y en Letonia, donde los booms económicos impulsados por el crédito fácil y el enorme aumento del valor de la propiedad han provocado una caída en picada.
Pocos economistas creen que una nación importante vaya a entrar en default en el futuro inmediato. De hecho, muchos expertos sostienen que las naciones ricas y el FMI intervendrían en caso de que algún gobierno necesite un rescate. Pero no hay garantías de que las empresas de esas naciones, que, al igual que los gobiernos, se llenaron de deudas en los buenos tiempos, también vayan a ser rescatadas.
Sin respaldo público
La negativa de Dubai a garantizar las deudas de su sector de inversiones, Dubai World, podría sentar un precedente para otros gobiernos endeudados, que abandonarían las empresas cuyos inversores, en el pasado, suponían que gozaban de pleno respaldo estatal.
Una característica de la crisis financiera es que algunos gobiernos han contraído deudas a plazos más cortos. En Estados Unidos, por ejemplo, la deuda del Tesoro se ha elevado en apenas un año de alrededor del 33% de la deuda total hace dos años a alrededor del 44% este verano, aunque la cifra bajó un poco desde entonces, según Wrightson ICAP. Estados Unidos pronto tendrá sus propios problemas de deuda.
"Dentro de un par de años, cuando las propias deudas de los países industrializados -en lugares como Alemania, Japón y Estados Unidos- se agraven, éstos serán mas reticentes a abrir sus arcas a los mercados emergentes despilfarradores, o al menos a los países a los que catalogan de ese modo", dijo Kenneth Rogoff, economista de Harvard.
Esto podría anticipar problemas para las naciones en apuros. Al enfrentarse a la necesidad de refinanciar sus deudas vencidas, los mercados emergentes podrían tener que pedir préstamos de alrededor de 65.000 millones de dólares tan sólo en 2010, según Gary N. Kleiman, de Kleiman International.
Pero mientras que la deuda gubernamental puede ser un problema, las deudas corporativas podrían desencadenar una crisis que, en cierto modo, ya está en curso.
Los préstamos corporativos crecieron desmedidamente durante los últimos cinco años. Según Kleiman, 200.000 millones en deudas corporativas se vencen este año o el año próximo. "Ese es el talón de Aquiles", añadió Kleiman.
En el pasado, si las empresas no podían cumplir con sus obligaciones, los gobiernos intervenían. Pero ahora algunas empresas han entrado en default de pagos después de que las supuestas garantías públicas no se materializaron.
En Rusia, por ejemplo, la deuda externa totaliza más de 470.000 millones de dólares. Pero sólo una diminuta fracción de esa cifra corresponde a la deuda pública. El resto corresponde a empresas rusas. Una subsidiaria de una empresa estatal rusa productora de aviones entró en default de sus bonos el otoño pasado, pese a una supuesta garantía pública.
"Esta es una actitud que se generalizó en esta parte del mundo", dijo Rory MacFarquhar, economista de Goldman Sachs en Moscú, al refirirse a la retirada emprendida por los gobiernos que implícitamente garantizaban la deuda de empresas como en el caso de Dubai World.
Traducción de Mirta Rosenberg

Fuente: LA NACIÓN, de Buenos Aires.


EEUUAA-Afganistan-Obama-Una arriesgada decisión que podría marcar su presidencia

Escrito por rigofa2010 02-12-2009 en General. Comentarios (0)
El escenario
Una arriesgada decisión que podría marcar su presidencia
Miércoles 2 de diciembre de 2009
WASHINGTON (De nuestra corresponsal).- Exactamente 92 días de reflexión y nueve reuniones de trabajo, bajo juramento de secreto, con sus asesores militares.
Eso -y seguramente mucho más- invirtió Barack Obama para la que, hasta ahora, es la más riesgosa decisión de su joven presidencia. Y, posiblemente, la más difícil de entender. La de un premio Nobel de la Paz que, lo pinte como lo pinte, anuncia más guerra.
Tal el camino elegido por este orador brillante que llegó a la conclusión de que debe vender lo que sus ciudadanos no quieren comprar. Nunca como ahora las cifras de rechazo a la guerra de Afganistán fueron tan altas, con sólo cuatro de cada 10 norteamericanos dispuestos a entender por qué hay que dejar la sangre allí.
"Es el rechazo más amplio desde que, hace ocho años, comenzó la invasión", decía anoche la CNN, responsable del estudio. "La gente la compara con Vietnam. Es realmente impopular", dijo Keating Holland, director de encuestas de CNN, al presentar el estudio.
Cuando todo empezó, en octubre de 2001, el apoyo a la intervención en ese país asiático era del 89%.
El paso de Obama implicará un gasto militar que sus compatriotas no desean. En total, unos 30.000 millones de dólares por año (tres veces más que la cuestionada reforma sanitaria), en momentos en que el desempleo supera el 10% y el déficit marca niveles nunca vistos.
La acción militar en ese país es puesta en duda en medios de esta ciudad. Y, en la medida en que se aproximaba el discurso de Obama, se repetían las sentencias de Svetlana Savranskaya, directora de Programas Rusos en los Archivos de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington.
Tras comparar las invasiones británica, soviética y norteamericana de Afganistán, la estudiosa subraya un listado de similitudes y una misma conclusión: "En el caso de Afganistán, controlar pueblos y ciudades no significa controlar el país".
Obama le habló, anoche, a un público difícil. A una comunidad internacional que lo catapultó en las expectativas y a la que, difícilmente, satisfaga con esto. Le habló a un pueblo norteamericano que no quiere más guerra, a legisladores que no quieren votar más gastos, a soldados que no están seguros de lo que están haciendo en tierra extraña y que enfrentan la mayor ola de suicidios de la que se tenga memoria.
A todos ellos intentó convencer con una fórmula curiosa. Una mezcla de más esfuerzo militar con promesa de salida a plazo fijo. El envío urgente de decenas de miles de militares para la gran "tarea final" a cambio de la promesa de que todo termina a partir de julio de 2011.
El punto tiene su miga. "Pero, si tienen una fecha fija de partida, ¿no están abriendo la puerta para que los talibanes esperen hasta entonces para lanzarse de pleno?", fue la pregunta que, en la trastienda del discurso de Obama, plantearon varios corresponsales a un colaborador presidencial.
Un proceso
La respuesta -bajo el compromiso de no citar fuente- fue ésta: "La fecha de retirada, en julio de 2011, representa, en realidad, el comienzo de un proceso que responde a determinados requerimientos. De modo que si los talibanes deciden esperar hasta entonces, creo que se están interpretando mal el abordaje del presidente. Por otro lado, tiene valor fijar una fecha porque eso pone presión a todos para hacer las cosas antes. Y esa presión se la pone, primero, el gobierno de Estados Unidos, y también sus aliados y los socios en Paquistán y Afganistán".
La duda seguía siendo si esa pretendida presión llegaba, también, a los talibanes. "Que ellos decidan a su propio riesgo", fue la respuesta.
En esos momentos, Obama caminaba por los pasillos de West Point para dar el discurso más riesgoso de su carrera. El que lo acerca a un Obama que nadie imaginó cuando la fiebre de la "obamamanía" sacudía el mundo. Un discurso que lo obligará a caminar por el barro de una guerra de ocho años, sin victoria a la vista, en un país sacudido por la corrupción, el hambre, el tráfico de drogas y la mayor de las desesperanzas, entre ramalazos de fanatismo.
Un discurso cuyos efectos tardarán en conocerse. Seguramente pasará buen tiempo antes de que pueda saberse el sentido de esta decisión. Antes de que eso se revele, Obama viajará a Oslo para recibir, el jueves, su Premio Nobel de la Paz.
-------------------------------------------------------------------
Europa, en apuros por el pedido
Los aliados de Estados Unidos en la OTAN se muestran renuentes al envío de otros 10.000 militares
Miércoles 2 de diciembre de 2009
Luisa Corradini
Corresponsal en Francia
PARIS.- Europa finge no haber escuchado el pedido de Barack Obama para que los aliados occidentales de Estados Unidos aumenten sus fuerzas en Afganistán. Pero después de mostrar su escaso entusiasmo probablemente terminarán haciendo un gesto simbólico para no provocar nuevas fisuras en la solidaridad atlántica.
Francia es el país más ambiguo en ese sentido, porque envía señales diferentes cada 24 horas.
"Todos conocen la respuesta del presidente: es no", advirtió ayer el secretario de Estado para Asuntos Europeos y ex enviado especial de Nicolas Sarkozy a Afganistán, Pierre Lellouche.
Esa categórica respuesta se produjo cuando el funcionario era interrogado sobre el inminente pedido de Obama a Francia de enviar 1500 soldados más a Afganistán. Cuando el periodista de la cadena France 3 le señaló que Gran Bretaña había decidido el envío de otros 500 hombres, Lellouche respondió: "Es problema de ellos".
En su discurso oficial, Obama solicitó a sus aliados el envío de 10.000 hombres extras. Entre la treintena de países europeos que mantienen fuerzas en Afganistán, la Casa Blanca pide además 2000 hombres suplementarios a Alemania, 1500 a Italia y 1000 a Gran Bretaña.
La cuestión del refuerzo de tropas en Afganistán es uno de los temas que más irritación provocan en las relaciones entre Obama y Sarkozy. El presidente francés ya había dicho "no" a su par estadounidense por primera vez en marzo. En especial, en cuanto a la necesaria formación del ejército y la policía de aquel país, a fin de "afganizar" el conflicto.
Esta vez, sin embargo, la negativa francesa parece ser menos radical. Sarkozy, que en octubre afirmó que no enviaría "un soldado más", ahora estaría dispuesto a hacer un gesto. "Renunciar sería dejar el campo libre al terrorismo y a la violencia bárbara de los fanáticos", declaró el presidente anteayer, en un acto público.
"No estamos diciendo no a Obama. Aplaudimos la orientación que se apresta a anunciar y esperamos la conferencia de Londres del 28 de enero [sobre Afganistán] para ver qué es lo que los afganos están dispuestos a hacer", explicó ayer una alta fuente del Palacio del Elíseo.
"Podríamos enviar militares suplementarios para la formación de los afganos", pues "ese esfuerzo podría adoptar diversas formas", explicó a su vez Thierry Mariani, representante especial de Sarkozy para Paquistán y Afganistán. Francia tiene actualmente 3750 soldados y 150 gendarmes desplegados en este último país.
Organizada por iniciativa de París, Berlín y Londres con el apoyo de Estados Unidos, la conferencia de enero tiene como objetivo hacer evolucionar las relaciones entre el gobierno afgano y la comunidad internacional.
El pedido de tropas suplementarias también provoca un intenso debate en Alemania, donde la canciller Angela Merkel declaró su intención de esperar los resultados de la conferencia de Londres para tomar su decisión. En caso de aceptar, el número actual de 4500 soldados alemanes pasaría a ser 6500. Merkel recordó que el concepto de seguridad defendido por la OTAN en Afganistán incluye esfuerzos "militares, pero también de reconstrucción civil". La nueva coalición de Merkel decidió prolongar un año el despliegue en Afganistán. El contingente alemán es el tercero en importancia, después de Estados Unidos y de Gran Bretaña.
Unos 112.000 soldados extranjeros se encuentran actualmente en el teatro de operaciones afgano. Estados Unidos tiene por lejos el primer contingente, con cerca de 72.000 hombres.
El lunes pasado, el premier británico, Gordon Brown, confirmó el envío de 500 soldados más, lo que llevará el total a 10.000 hombres.
También Italia hizo saber que está dispuesta a enviar refuerzos.
Polonia anunció que tomará una decisión a comienzos del próximo año. El premier Donald Tusk reconoció que no lo "entusiasma" la perspectiva de enviar más tropas y que su país lo hará "si no tiene otra solución".
A juzgar por el escaso entusiasmo demostrado hasta ahora, esa última frase de Tusk podría aplicarse a todos y a cada uno de los aliados europeos de Obama.

Fuente: LA NACIÓN, de Buenos Aires.


Argentina-A partir de Zanola(la corrupcion sindical)- Por Mariano Grondona

Escrito por rigofa2010 02-12-2009 en General. Comentarios (0)
Opinión
A partir de Zanola
Por Mariano Grondona
Especial para lanacion.com
 Miércoles 2 de diciembre de 2009
La detención del líder sindical Juan José Zanola como jefe presunto de la "mafia de los medicamentos", sospechada del peor de los delitos cual es vender remedios falsificados nada menos que a los enfermos de cáncer, se abre a tres interpretaciones. La más escéptica de ellas, en cierto modo "minimalista", es que en esta ocasión, como en tantas otras, finalmente "no pasará nada" en los estrados judiciales. Otros suponen, en una interpretación que podríamos llamar "intermedia", que el juicio contra Zanola y sus cómplices llegará hasta sus últimas consecuencias y que por eso el juez Oyarbide le denegó la eximición de prisión, pero que en cualquier caso la ofensiva judicial no iría más allá, dejando en cierto modo entre paréntesis la investigación de las otras sospechas por corrupción que pesan sobre la "burocracia sindical". Pero también se ha instalado la suposición de que el caso Zanola podría ser sólo la punta de un témpano porque detrás de él podría venir una verdadera ofensiva judicial contra el corrupto aparato sindical que tiene en Zanola a una de sus figuras emblemáticas.
Esta última interpretación, decididamente "maximalista", podría apuntar en dirección de una verdadera revolución en el sistema de poder que ata a los argentinos. Como se sabe, la Constitución establece que nuestra República alberga sólo tres poderes, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Pero en el curso de las últimas décadas otros dos poderes, "reales" pero no "constitucionales", se vinieron a sumar ellos y hasta a desplazarlos. Uno fue el "poder militar", que después de medio siglo de vigencia retrocedió abruptamente de 1983 en adelante. El otro es el "poder sindical" hoy en manos de Hugo Moyano que, a la inversa del poder militar, todavía persiste. De los tres poderes constitucionales, mientras tanto, sólo ha perdurado hasta convertirse en hegemónico el Poder Ejecutivo que controla Néstor Kirchner. En tanto el Poder Legislativo fue, hasta el diez de este mes, apenas una "escribanía" cuyo papel era refrendar las decisiones de Kirchner. El Poder Judicial, por su parte, ha sido un "poder" sólo de nombre.
La prisión de Zanola, ¿obligará a revisar este inaceptable cuadro de situación? La decisión de encarcelarlo de Oyarbide, ¿no podría indicar que los jueces han comenzado una ofensiva que volvería a ubicarlos en lugar del que nunca debieron ausentarse, como los representantes del "tercer poder" de la Constitución? Quizá formular esta pregunta sería ponerse a correr por delante de los acontecimientos, pero la perspectiva que se inaugura a partir de ella rehabilita el ideal republicano de los tres poderes, ya sin la presencia perturbadora del poder militar y en dirección de la reubicación del poder sindical de los Moyano y los Zanola en el área gremial que les corresponde, bajo la severa vigilancia de los jueces, una función a la que los magistrados tendrán que volver si la Argentina va a convertirse, de nuevo, en una democracia republicana.

Fuente: LA NACIÓN, de Buenos Aires.


Argentina-(los Kirchners gobernando)-Un combate contra todos-Por Joaquín Morales Solá

Escrito por rigofa2010 02-12-2009 en General. Comentarios (0)
El análisis
Un combate contra todos
Joaquín Morales Solá
LA NACION
Miércoles 2 de diciembre de 2009
Acompañado sólo por los muy fieles, encerrado en sus propias trincheras, el matrimonio Kirchner parece enfrascado en un combate contra todos al mismo tiempo. El marido resiste la ofensiva opositora en el Congreso, en una semana decisiva para la conformación de los próximos cuerpos legislativos, con la decisión de no negociar nada con quienes tienen la mayoría parlamentaria. Paralelamente, la Presidenta reinició una cruzada verbal contra los empresarios, justo cuando en Buenos Aires se reunía la conferencia de la Unión Industrial (UIA), el encuentro anual de la central empresaria más distante y crítica que les ha tocado a los Kirchner.
El dato más novedoso del ajedrez parlamentario es que la oposición se llevó los bloques de la izquierda y la centroizquierda. Estos son los que están en condiciones de volcar la balanza del Congreso hacia el Gobierno o hacia la oposición, integrada por el radicalismo, el peronismo disidente, la Coalición Cívica y Pro. Néstor Kirchner siempre creyó que esos grupos de izquierda terminarían optando por él.
De ahí, aquella famosa y ya vieja frase de Agustín Rossi: "No creo que seamos minoría después del 10 de diciembre". Muy distinta, por cierto, de la que está pronunciando en las últimas horas: "Nos quieren trabar el gobierno. Tendremos que vetar". La matemática es fatal para el oficialismo: 139 diputados consolidados se han registrado en la oposición, diez más que la mayoría absoluta de 129, pero la decisión de abrir el juego a la oposición cuenta con el consentimiento de 144 diputados. Cifra inalcanzable para el oficialismo.
Con las distintas franjas de la izquierda pasaron dos cosas. Una de ellas fue la reforma electoral. Obsesionado por cerrar en el peronismo las puertas de inminentes fugas, Kirchner escribió un sistema electoral sólo apto para los grandes partidos políticos. En esa desesperación por reprimir a los desertores propios, se olvidó de que también estaba matando a los pequeños y medianos partidos. La izquierda se inscribe entre éstos y actuó como actúan los condenados a muerte: pueden perdonar muchas cosas menos la crueldad del verdugo.
La otra cosa que sucedió es la conveniencia política. ¿La izquierda quiere ser la izquierda de Kirchner o la izquierda de la oposición? En la izquierda o en la derecha, lo cierto es que ningún sector político quiere aparecer vinculado a un gobierno extremadamente impopular. La izquierda será, por lo tanto, la izquierda de la oposición.
En verdad, en la reunión de líderes opositores de los diputados, anteanoche, se convino en ofrecerle al actual presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, la reelección en el cargo. A partir de él, todo recaería en manos de la oposición: las tres vicepresidencias de la Cámara y la mayoría en la integración de las comisiones; está dispuesta a proponer una dura discusión con el oficialismo sobre la titularidad de esas comisiones.
La oposición ha debatido mucho sobre la tradición republicana de dejar en manos del oficialismo la presidencia de los cuerpos parlamentarios. Mauricio Macri y Felipe Solá todavía verbalizan la intención de arrebatarle al Gobierno esos cargos. Pura teoría. El problema de fondo es que los opositores nunca tendrían número para conseguir esos lugares. La Coalición Cívica y todas las vertientes de la izquierda votarían disintiendo con el resto de la oposición.
¿Qué los lleva a éstos a respetar aquella vieja tradición? Saben, en primer lugar, que las tradiciones no sirven para enfrentar al implacable Kirchner. Pero hay un principio que nadie puede olvidar sin el riesgo de parecerse demasiado al propio Kirchner. Las presidencias de los cuerpos parlamentarios corresponden siempre a la primera minoría, no ya al oficialismo. Y, guste o no, la primera minoría será del kirchnerismo. La suma de varios partidos opositores es mucho más que el oficialismo, pero no ningún partido opositor por sí solo.
En cambio, la oposición insistirá con prorrogar las sesiones ordinarias a partir del 10 de diciembre. El Congreso puede prorrogar esas sesiones, pero no puede, según la Constitución, convocar a sesiones extraordinarias una vez que los legisladores entraron en receso. La Cámara de Diputados esperaba forzar esa prórroga en una sesión especial que pediría para el 10 de diciembre, día en que comenzará el mandato de los nuevos legisladores. Aprovecharían que la Presidenta dispuso la continuidad de las sesiones ordinarias justo hasta el 10 de diciembre para darle tiempo al Senado para que aprobara la reforma política.
Una información de último momento consternó a los opositores: el Gobierno prepara un decreto interpretativo de aquel otro decreto que prorrogó las ordinarias. Aclarará que deberá entenderse el 10 de diciembre hasta la hora cero de ese día. Es decir: eliminará el 10 de diciembre y virtualmente cerrará el Congreso durante casi tres meses, hasta el 1º de marzo.
Otra cosa es la aritmética parlamentaria. Hay número suficiente en la Cámara de Diputados como para prorrogar las sesiones ordinarias, pero el Senado estaría muy cerca del empate o con ventaja del oficialismo. La oposición había decidido, de todos modos, dar la batalla en la Cámara alta para establecer quiénes serían los cómplices del oficialismo para cerrar el Congreso. Pero Cristina Kirchner estaría a punto de arruinarles esos preparativos con una interpretación que borrará un día del año.
Cristina Kirchner sometió a los empresarios de la Cumbre Iberoamericana a sus habituales sermones sobre lo trillado. Les dijo que debían dar trabajo y crear una riqueza más equitativa. ¿Quién estaría en desacuerdo con esos postulados? Nadie. No dijo nada, sin embargo, sobre las obligaciones de todo gobierno de crear las condiciones para la inversión y el progreso. En Buenos Aires, los empresarios argentinos de la UIA decidían al mismo tiempo tomar distancia del Gobierno por primera vez en seis años de kirchnerismo. Reclamaron por el intervencionismo estatal y por la falta de reglas del juego.
Hay una ideología renuente a entender la necesidad de los empresarios de contar con una clara hoja de ruta. Hay un feroz proyecto de poder, y no de gobierno, que justifica la intransigencia oficial con los opositores. Ideología y poder explican la decisión de combatir contra todos.

Fuente: LA NACIÓN, de Buenos Aires.